GDT
MIR

Caducidad de los dominios.
Fecha: 26-01-2011 La verdad es que hay ingenio en los estafadores. Si dedicaran el esfuerzo a cosas positivas, seguro que les iba mejor. Ayer nos contaba un colaborador un nuevo intento de estafa que no conocíamos. El registro de dominios. Para aquellos no muy duchos en la materia, el dominio viene a ser como es el nombre utilizado para identificar una página web. Esos nombres se registran como el que registra un nombre de marca. Por ejemplo, la Guardia Civil ha registrado el nombre de guardiacivil.es, guardiacivil.com, guardiacivil.org para que nadie pueda registrarlo y poner una página con el nombre de nuestra institución y contenidos que induzcan a engaño a los visitantes. Todas las páginas web tienen un nombre de dominio. El problema es que a veces, uno quiere registrar un nombre y ya está cogido por otro. Eso nos pasó con nuestro nombre, gdt (Grupo de Delitos Telemáticos) que lo tiene una empresa que también se llama así. Con esto del registro de nombres se creó hasta una modalidad delictiva que se llamó “cibersquating”, consistente en registrar nombres de empresas o personas, para poner páginas con contenidos lesivos para la imagen de la empresa o la persona afectada, y luego ofrecer su venta a precios astronómicos. Algunos nombres relacionados con portales de sexo se han pagado a precios desorbitados. Pero no es esto de lo que queríamos hablar hoy, aunque un poco de culturilla informática nunca viene mal. Hablábamos de las estafas y los dominios. Y decíamos que se registran como los nombres de marca. Y por un tiempo determinado. Es decir, con caducidad, de forma que si no renuevas el registro, un tercero puede registrarlo y utilizarlo. ¿Alguien de los que tienen registros se acuerda de cuando caduca su registro del dominio? Seguramente no. Pues ahí está el gancho de la estafa. Vivimos felices y contentos con nuestra web, que ayuda al negocio ofreciendo una imagen corporativa moderna, o asegura el prestigio porque tenemos muchos seguidores de nuestra web. Y de repente, ¡Un email! La empresa registradora de dominios nos informa que nuestro dominio está a punto de caducar y nos recuerda que podemos renovarlo por 1, 3 o 5 años a un coste determinado. Y cuando decimos a punto, nos estamos refiriendo a 24 horas. ¡No podemos perderlo! ¡Transferencia que te crió al canto! Y a por otro. Solo hace falta mirar en internet cuando caducan los dominios de las víctimas y simular la identidad registradora de la nueva víctima. ¿Poco dinero? Sí, pero no olvidemos que muchos pocos hacen un mucho. En fin, a revisar cuando caduca y que no nos engañen. Ya sabéis, estamos en GDT. Entre todos haremos una red más segura.