GDT
MIR

Aplicaciones móviles, nuevas vías de infección.

Fecha: 14-09-2015

Hola amig@s, las nuevas tecnologías evolucionan a velocidad vertiginosa, y con ellas las nuevas formas de ciberdelincuencia.

Si por algo se caracterizan los delincuentes tecnológicos es precisamente en adaptarse perfectamente a esta evolución, cambian sus procedimientos, pero no su finalidad, que no es otra que, normalmente, llegar a los bolsillos de los internautas más vulnerables.

Claro ejemplo de esta evolución tecnológica son los smartphones y dispositivos móviles, que han ido desbancando en usabilidad a los, ya obsoletos para muchos, ordenadores portátiles,  los mismos que poco tiempo atrás sustituyeron a los inolvidables ordenadores domésticos.

Hoy en día realizamos  cualquier trámite online, nos conectamos a nuestro banco, solicitamos un certificado, intercambiamos correos electrónicos y sobre todo nos conectamos a nuestros perfiles de redes sociales. Hoy en día Internet está en nuestros bolsillos gracias a estos dispositivos.

 Los ciberdelincuentes no pasan por alto esta nueva forma de conexión, y están convencidos que, en la actualidad, la mejor vía para acceder a nuestras “pertenencias digitales” es precisamente a través de nuestros dispositivos móviles.

Por otro lado, para sacar mayor rendimiento a nuestro dispositivo de última generación, disponemos de multitud de aplicaciones que nos harán nuestra vida digital más fácil, podremos acceder a nuestro banco y a nuestra red social a través de una aplicación específica, también disponemos de aplicaciones de mensajería instantánea y videoconferencia, tendremos aplicaciones para intercambiar archivos,  linternas, una brújula,  y muchas aplicaciones de entretenimiento, incluso juegos, las que más, algunas incluso sin ningún tipo de utilidad clara, pero son divertidas y sobre todo ¡son gratis!

En definitiva, disponemos de miles de aplicaciones que harán de nuestro dispositivo una herramienta indispensable para nosotros.

Estas aplicaciones las tendremos disponibles a un solo clic, unas de pago, otras gratuitas. Aplicaciones que, independientemente de su utilidad, pueden ser más o menos seguras dependiendo de su procedencia, al igual que ocurre con los programas que instalamos en nuestros ordenadores.

Los ciberdelincuentes aprovechan este afán de descarga de aplicaciones para lanzar las suyas propias. Aplicaciones que normalmente serán gratuitas, que posiblemente servirán para lo que realmente las hemos instalado pero que, con toda seguridad, también harán otras “actividades” en nuestros dispositivos sin que seamos conocedores de ello, desde robar nuestras contraseñas, pasando por suscripciones a servicios de SMS y de tarificación adicional, o simplemente como los troyanos más románticos, a conseguir que nuestro Smartphone sea un dispositivo “phombie”, preparado para actuar cuando su “amo” se lo ordene.

Una vez descargadas las aplicaciones a nuestro dispositivo, el primer paso, previo a la instalación, es informarnos sobre las condiciones de instalación y sobre los permisos que necesita utilizar de nuestro dispositivo, como por ejemplo… acceso a la agenda, a los mensajes, a Internet o incluso a nuestra cámara y GPS. Permiso que nosotros tenemos que aceptar como premisa para la instalación.

¿Para qué necesita una linterna tener acceso a la agenda o a nuestra línea telefónica? Eso sería un claro ejemplo de que la aplicación que vamos a instalar tiene “previsto” hacer cosas que no están relacionadas con la utilidad que queremos instalar.

También existe la posibilidad de que, si hemos descargado la aplicación de un sitio no oficial, directamente ni nos avise de los permisos que adquiere tras su instalación, o sea, que mientras estamos encendiendo la lucecita está enviando nuestros datos personales a…

En resumen, para evitar problemas añadidos, simplemente tenemos que llevar a efecto unas mínimas y básicas pautas de seguridad que pasan por descargar las aplicaciones únicamente desde sitios oficiales, tener cuidado con las aplicaciones que son versiones gratuitas de otras de pago, prestar especial atención a las aplicaciones de dudosa procedencia y todavía no han salido al mercado oficialmente, y especialmente debemos prestar atención a los permisos que adquiere que serán los necesarios para el correcto funcionamiento de la aplicación.

Lo que nos toca deciros ahora no es nada nuevo, en la Red debéis estar alerta, y si detectáis aplicaciones fraudulentas como os hemos explicado hoy, u observáis cualquier ilícito en Internet, no dudéis en avisarnos… aquí seguimos para ayudaros y para hacer de Internet un lugar más seguro para todos. Os esperamos en la web del GDT, o en las aplicaciones para iPhoneAndroid, o Windows Phone.