GDT
MIR

Las “microestafas” del trabajo a domicilio

Fecha: 28-11-2011

¡Hola de nuevo amig@s! Sabemos que os teníamos un poco abandonados, pero hay veces que el servicio aprieta, y no nos deja tiempo para charlar con vosotros. Seguramente estaréis hartos de oír hablar de crisis, paro, falta de liquidez,…………alguno incluso cansado de sufrirlo en sus carnes. Pues bien, como no podía ser de otra manera, nuestros amigos “los malos” sí que saben sacar rendimiento económico y “re-acelerar” la economía en esta situación. Sobre todo “su propia economía”. ¿Cómo lo hacen?, pues a nadie debe quedaros ninguna duda de que lo hacen a costa de vuestros ahorros, vuestra necesidad, y vuestra buena fe. Además, en muchas ocasiones se trata de “microestafas”, es decir, aquellas en las que los delincuentes buscan cantidades pequeñas de dinero, tan pequeñas que no nos parece rentable molestarnos en realizar todos los trámites necesarios para que se averigüe quién es el responsable del delito. Y decimos delito, y no falta, porque normalmente consiguen por desgracia estafar a mucha gente, y la suma de todas estas pequeñas cantidades acaba siendo muy pero que muy superior a los 400€ que marcan la diferencia entre delito y falta.

Pues si alguien pensaba que la mejor manera de salir de la crisis es inventiva e imaginación, hoy queremos hablaros del primer “listillo” que se ha decidido a mezclar estos dos conceptos. Y a la vista de las comunicaciones que hemos recibido, no le ha ido nada mal. El fraude consiste en crear en los diversos portales de búsqueda de empleo, ofertas de trabajo  cómodo (trabajar desde casa es lo más cómodo ¿no?), sencillo (salvo aquellos que suspendimos pre-tecnología o artes plásticas,  montar artículos a mano es relativamente fácil), y por supuesto bien remunerado (en estos tiempos 1.500 € es toda una suerte). Antes de que nos “levanten” el chollo, nos ponemos en contacto con el anunciante para aceptar el trabajo. Por supuesto se trata de una reputada empresa internacional, en expansión en España, y muy potente…………. ¡JA! Resulta que el trato consiste en recibir las piezas en nuestra casa, y nuestro sueldo oscilará entre 1.200 € y 1.500 €, según los artículos que seamos capaces de ensamblar. Pero claro, ¡Y AQUÍ ESTÁ LA TRAMPA!,  tenemos pagar 12 € en concepto de seguro del material (no vaya a ser que resultemos unos manazas y rompamos las piezas), y por supuesto debemos ingresarlo por adelantado, antes de recibir el primer paquete de piezas. Total, 12 € no es nada, podemos arriesgarnos……………..

¡PUES NO!, ese es el factor con el que juegan, que no se denuncie, que no se haga nada, y así seguir con su negocio “en expansión”. ¡No debemos dejarnos estafar porque nos vayan a estafar poco! Porque al final resultan 12 € a uno, 12 € a otro, 12 € por allá, 12 € más,………. Y si pican 1.000 incautos, pues 12.000 €. De verdad amig@s, si alguna vez tenéis dudas al realizar una transacción en Internet, no lo hagáis. Aunque sean 12 €, guardarlos para unas cañas con los amig@s, y así aprovecháis para contarles esta forma de fraude. Eso sí, después de las cañas, contádnoslo en la web del GDT. Y si no podéis esperar a llegar casa, hacedlo mediante las aplicaciones para iPhone, Android, o Windows Phone.