GDT
MIR

Reserva hotelera.

Fecha: 19-02-2011 Unos de los datos personales más cotizados en la red son los de nuestras tarjetas de crédito. Por eso, muchos fraudes en comercio electrónico, no solo buscan el sacarnos el dinero, sino también el obtener los datos de nuestra tarjeta de crédito, fecha de caducidad y código de verificación de la tarjeta. Con ellos, se puede comprar casi cualquier cosa por internet. Pero lo que los estafadores buscan no es poder comprar lo que ellos quieran, sino dinero, ¡El vil metal! Con los datos que obtienen de la tarjeta, no pueden clonarla, hacer otro “plástico” igual, y por tanto, no pueden utilizarlas en cajeros para vaciar nuestras cuentas. Entonces, nos preguntaremos, ¿Cómo la convierten en dinero? Hay muchas formas. Una de las más habituales es comprar y devolver el producto. ¿Qué comercio vende y luego devuelve el dinero? Muchos, por ejemplo, los hoteles, donde reservamos una habitación y luego la cancelamos. ¡Sí, ya sabemos que se devuelve haciendo un reintegro en la cuenta! Ahí está la habilidad del defraudador, su capacidad para “convencer” a la víctima de que el reintegro lo haga en otra cuenta, por ejemplo, en la cuenta de la supuesta agencia de viajes. Una reserva para una familia, dos habitaciones para el matrimonio y los hijos, un fin de semana, todo parece normal y no hay por qué dudar. Han llamado a la agencia porque el niño se ha puesto malo,... Total, que el honesto hotelero se queda sin las habitaciones ocupadas y sin el dinero que costaban las habitaciones, y el "ingenioso" estafador, ha conseguido convertir los datos de la tarjeta en dinero contante y sonante. Ojo los comercios que permiten la devolución, aunque cobren una comisión, todo lo que se devuelva son ganancias netas para el delincuente. Conclusión de todo esto. Comerciante, si por política comercial, permitimos la devolución del producto, siempre, nos cuenten lo que nos cuenten, reintegramos el dinero en la misma tarjeta con la que han comprado; y consumidor, si queremos proteger nuestra tarjeta, podemos utilizar las tarjetas virtuales que ofrecen muchas entidades, que cargamos nosotros con el saldo que queremos utilizar. Como todos los días, esperamos vuestras aportaciones en GDT. Entre todos haremos una red más segura.