GDT
MIR

Facebook y Badoo.

Fecha: 02-02-2011 Ya son muchos los usuarios que nos escriben asustados porque empiezan a recibir propuestas de amistad, y algunas incluso subidas de tono, en su correo. La primera pregunta que les surge es ¿Quién me escribe a mí y por qué? Hasta que al final, porque contactan con alguien, se enteran que les escriben porque están en Badoo. Para aquellos que le suene a chino eso de Badoo, comentar sólo que es una red social para amistad y buscar pareja. Es una de las más utilizadas a nivel mundial y ya dispone de 34 millones de usuarios registrados. Y basta, que no queremos hacer publicidad, más al contrario, alertar de procedimientos poco ortodoxos para registrar a la gente. Ya sabemos que estamos en Badoo y lo que es. La siguiente pregunta es ¿Pero cómo estoy yo ahí si no me he metido nunca? ¡Ni siquiera sabía lo que era! Pensemos. Hagamos memoria. ¿Recibí, entre los miles de millones de mensajes que recibo en mi Facebook, invitación para conocer lo que piensan de mí mis amigos, o para opinar de ellos? ¿Era una aplicación de esas que son como juegos? Como la famosa “granja” o la “galleta de la fortuna” ¿aceptamos? ¿Leímos lo que ponía o solo dimos a aceptar? Cuando aceptamos instalar una aplicación de Facebook, ésta nos muestra una pantalla de solicitud de permiso para acceder a nuestra información básica, a enviarnos correos, a acceder a nuestro perfil y a acceder a nuestras fotos y videos. ¡Ahí es nada! Aunque en nuestro perfil tengamos limitado el acceso a la información sólo a nuestros amigos, o ni si quiera a ellos, dándole a permitir en la pantalla de solicitud de permiso, estamos consintiendo que esa aplicación acceda a toda nuestra información. Nada dice de crear un perfil en Badoo, de utilizar toda la información de Facebook para el perfil, de nuestras fotos, nuestra edad, de nuestros contactos, de mandarles mensajes para saber que opinan de nosotros y así engañar a más gente, de mandar mensaje buscando amigos entre gente de nuestro rango de edad. ¡No me extraña que ya lleven 34 millones de usuarios registrados! Así cualquiera. Y los datos en ordenadores en Reino Unido. Con eso de que todo vale en Internet, cada vez nos machacan más. Y para colmo, si decides no permitir a la aplicación acceder a nuestra información, vuelve a salir la misma pantalla. No hay posibilidad de volver hacia atrás. O permites o cierras la conexión. Y si ya te han suscrito, ¡Amigo, qué fácil es suscribirte y que difícil es borrarte! Me recuerda lo de dar de alta y de baja un móvil. ¡Para mí qué hace falta más control en la red, o los grandes nos pisotean! Bueno, ojito con el permitir, que luego nos llevamos el disgusto, como esa colaborador que nos decía que estaba casado y que él no quería buscar amigas en la red. Como siempre, os esperamos en GDT. Entre todos haremos una red más segura.