GDT
MIR

Te doy las llaves de mi casa.

Fecha: 22-11-2010 Después de una ausencia motivada por el “servicio”, volvemos para alertar de determinados “servicios” de la red. El ser humano, por naturaleza, es curioso. Nos gusta saber de la vida de los demás. Y la prueba de ello es el éxito de los reality show de la TV donde se desnuda la intimidad de terceros. En la red, tenemos pequeñas muestras de esa curiosidad. ¿Le gustaría saber qué amigos suyos le han rechazado o eliminado en su cuenta de Messenger o de Facebook? Ya nos han lanzado el anzuelo. Y como la curiosidad nos puede, picamos. ¡Y a qué coste! Para saberlo sólo tenemos que facilitarle nuestros datos identificativos del servicio, es decir, ni más ni menos que nuestra cuenta de correo electrónico y la password de acceso al servicio, ya sea de Facebook o del Messenger. Por supuesto, el servicio es gratuito, rápido y confidencial. Nuestros amigos, que teóricamente nos han eliminado, no se enterarán. Además, si nos molestamos en leer los Términos y condiciones de uso, nuestros datos no serán almacenados. Eso sí, por defecto, es decir, a menos que no desmarquemos la opción, a todos nuestros contactos, desde nuestra dirección de correo electrónico que les hemos facilitado, les mandarán un email de publicidad del servicio. Como decía aquel ¡un poquito de porfavor! Me tengo que fiar de una empresa, alojada vaya usted a saber dónde, que gratuitamente me ofrece satisfacer mi curiosidad, a cambio de darle mi correo electrónico y la contraseña de acceso a un servicio determinado. Primero, ¿cuánto vale la información que tengo en mi Facebook o en el Messenger? Segundo, ¡qué levante la mano el que tienen distinta contraseña para el correo que para el Facebook o para el Messenger o para tantos otros servicios! ¿A alguien se le ocurriría dejar la llave de su casa a un desconocido para que le informara si algún amigo o vecino puede entrar en la casa? Lo triste es que si se ofrecen estos servicios en la red es porque los usuarios los utilizamos. La curiosidad y el morbo nos pueden. Ya sabéis, esperamos vuestras aportaciones en GDT. Entre todos haremos una red más segura.